Los latino-americanos están ampliando cada vez más sus derechos en el espacio Schengen. Los nuevos logros fueron marcados por el acuerdo de exención de visado firmado entre Colombia y Europa, en diciembre de 2015, y por el progreso en las conversaciones entre el gobierno europeo y peruano.