Conseguir una beca para estudiar en Nueva Zelanda es una experiencia educativa que cambiará tu vida: "no solamente tuve la oportunidad de mejorar mi inglés, sino que también fui capaz de entablar amistades con gente de todo el mundo y crecer como persona", cuenta Javiera.