Salir de tu zona de confort donde probablemente tus padres te den todas las comodidades y te atiendan como un rey representa un dolor de cabeza para aquellos que deciden viajar en busca de oportunidades académicas.